Blogia

ORIENTACION SISTEMICA

CATÁLOGO DE SERVICIOS

 

 

  CATÁLOGO DE SERVICIOS

MODULOS

 

 

 Auto-Evaluación Organizacional y/o Institucional

Proponemos en consenso, procedimientos de evaluación de la gestión organizacional, a fin de alcanzar una visión integradora y global de la situación corporativa y desde nuestra labor, queremos apoyar la solvencia financiera y la gestión eficiente de los recursos de las organizaciones, para el cumplimiento de sus objetivos.

 

2

 

 Asesoramiento consensual para el Control de Gestión de las Organizaciones

Promovemos el trabajo coordinado y cooperativo con todo tipo de organizaciones que desde su quehacer  persiguen fines similares Con reuniones periódicas queremos forjar  espacios de conformidad de acciones coherentes con las pretensiones de la Organización.  

 

3

 

Optimización de sistemas de trabajo

Para la consolidación del trabajo y los lineamientos directivos en las corporaciones planteamos dinámicas de orquestación sistémica, de co-inspiración, y colaboración, además de la confección de  Diseños de Sistemas de retroalimentación y re-estructuración; promotores de mayor participación y calidad en el desempeño organizativo, con la generación de diversos ordenes de estabilidad y control, que suscitan cambios a nivel relacional y operacional.

 

2

 

Retroalimentación de la Información

En colaboración con los miembros de las organizaciones diseñamos una Red Recursiva como parte de un Sistema de Comunicación que reintroduce la información necesaria para la evaluación del desempeño y regulación de la estabilidad corporativa. Este sistema, reduciría problemas de índole comunicacional.

2

 

Re-estructuración Sistémica

Todos nuestros programas orientan su gestión al desarrollo de estrategias y acciones,  de un orden conceptual e instrumental que permiten rediseñar  mecanismos de re-estructuración sistémica en las organizaciones. El servicio de Orientación Sistémica permite una ampliación de la mirada sobre nosotros mismos, nuestras familias, nuestros grupos sociales o nuestros espacios laborales en las organizaciones y en todos los ámbitos de nuestro convivir. 

 

3

MODALIDADES DE TRABAJO  

Encuentros Vivenciales y Canales de Participación 

En sus diversas modalidades, son ámbitos de experiencias de asimilación significativa, como propuesta concreta de reflexión y transformación constructiva en la convivencia, donde  podemos observar los fundamentos de lo que hacemos, en la dinámica de las circunstancias que requieran nuestra participación y colaboración. 

Círculos Reflexivos e Integración de Equipos

Son espacios reflexivos en los que generamos las condiciones que permiten la amplitud de visiones que emergen desde diversas convocatorias y enriquecen las posibilidades de mejoramiento organizacional. Con la Construcción de Equipos de Trabajo y Redes de Organización se logra la integración y sinergia en los emprendimientos para lograr las metas laborales.  

Cursos  y  Talleres de Entrenamientos  y Aprendizajes Estratégico – Vivenciales

En la experiencia y el contexto de inter-acciones consensuales diseñamos sistemas auto-correctivos que propician procesos de cambios y permiten la estabilidad de la organización en su conjunto.  

Foros 

En los foros abrimos el espacio para la colaboración y la coparticipación, conformando eslabones con diversos órdenes de configuración de inter-acciones orientadas al tratamiento de temas de interés corporativo y cuestiones de interés general.

Conferencias  

Deseamos conferir una visión que en nuestro convivir organizacional nos otorgue la libertad reflexiva inherente a la naturaleza humana, de modo que esto suscite el mejoramiento de la calidad de vida y la promoción del bienestar, a través de  la conservación de dinámicas relacionales basadas en la emoción del amor que configura el espacio de acciones de aceptación de los demás en la convivencia, como impulso del desarrollo armónico, para la consolidación de los Sistemas Sociales  y para beneficio de las generaciones presentes y futuras.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

CARTA COMERCIAL

 

ORIENTACIÓN SISTÉMICA ORGANIZACIONAL

 

A la Organización y su Dirección Ejecutiva

De nuestra estima y consideración:

Somos un grupo de profesionales de las áreas de ciencias sociales que deseamos iniciar relaciones de trabajo con su organización. Brindamos asesoramiento sistémico a las corporaciones, con miras al desarrollo integral de las mismas. Nos dirigimos  a profesionales de todas las áreas, impulsamos sus actividades y colaboramos para optimizar sus proyectos y sistemas de trabajo.

Inspirados por la red del Instituto Matrístico de Chile, desde una orientación relacional reflexiva, didáctica, estratégica, sistémica y experiencial, ofrecemos nuevas alternativas de orientación a los enfoques tradicionales de las empresas, instituciones y todo tipo de organizaciones, además de colaborar con el Desarrollo Organizacional de las mismas a fin de optimizar sus procedimientos a partir del modo de convivencia en los espacios laborales.

Nuestro trabajo de Orientación Sistémica, conforma un dominio interactivo que genera su matriz operacional-relacional en acciones de promoción  humana,  responsabilidad social y ambiental, como los modos de viabilidad más complejos y eficientes para las organizaciones.

En las modalidades y campos de aplicación de nuestro trabajo, brindamos herramientas para el logro efeiciente, ético y trasparente de objetivos, así también servicios de elaboración y orientación de planes y proyectos, evaluación institucional y asesoramiento consensual en el diseño organizativo y estructural de la organización.

Los Encuentros Vivenciales, los Círculos de Conversaciones y otras modalidades de trabajo conjunto que ofrecemos,  son una oportunidad para comenzar o continuar con nosotros unas jornadas de ampliación del entendimiento de nuestra naturaleza como seres humanos y  mejorar nuestras acciones en las organizaciones y sistemas de convivencia que  conformamos en nuestro vivir.

Círculos Reflexivos y Encuentros Vivenciales del Convivir Humano en las Organizaciones, invitan al acontecer espontáneo de la naturaleza del vivir en bienestar.

 

Cordialmente, muchas gracias.

Oscar Echagüe - Secretario

 

PD: Puede comunicarse con nosotros en la Web:

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

CONSTRUCCIÓN SOCIAL COMPARTIDA

CONSTRUCCIÓN SOCIAL COMPARTIDA

 

“…y el hombre es aún más mono que el mismo mono.”

Friedrich Nietzsche

 

GABRIEL  ECHAGÜE

 

 

No soy sicólogo laboral, ni administrador de empresas, ni economista,   o algo parecido. Por lo tanto, no les puedo hablar a ustedes como un experto en éstas áreas, y lo que diga sólo reflejará el hecho de que he estado ligado a ellas como parte del saber humano, a través de la educación, de amigos, profesores, estudiantes, libros, a través del estudio de la Teoría General de Sistemas y la Cibernética Humana y primordialmente a partir de la meditación. De modo que lo que les diré tendrá que ver esencialmente con mí pensar como psicólogo sistémico y filósofo modulado por mis experiencias en diversas áreas de mi vida.

 A mi entender, como vivimos en un estado general de desconfianza, solo queremos escuchar las voces de expertos que nos digan qué hacer con referencia a los problemas específicos, sean éstos personales, familiares o de organizaciones.

No desdeño la experiencia, revelo las falencias de tal actitud, y generalmente la actitud del “experto” se basa en la actitud de “exclusión”, excluimos a las personas en las organizaciones porque no tienen experiencia, no tienen capacidad, don de mando-liderazgo y otras características similares del catálogo de “Completitud Personal”, si ampliamos la mirada veremos que somos personas multidimensionales que están en constante cambio y crecimiento, que no estamos acabados, no somos un producto terminado y perfecto de fabrica con todas las características que requieren las empresas u otras organizaciones. Somos seres humanos -como diría Freire- en construcción, nos edificamos juntos, nos educamos  juntos y -en palabras de Maturana- crecemos en el placer consensual de la convivencia.  

 

Atendiendo a lo mencionado más arriba y algunos pensamientos de Ximena Dávila (colaboradora de Humberto Maturana) cabe preguntarnos ¿cómo es el espacio psíquico de nuestra organización o comunidad?, ¿nos escuchamos, nos vemos? Si reflexionamos nos daremos cuenta que este hecho de escucharnos y vernos genera el espacio para la colaboración… Esto no sucede con el paradigma de “experto o líder”, ya que éste sabe cómo deben hacerse las cosas, se privilegia el conocimiento antes que lo vivencial y aún contradictoriamente con su definición antes que la experiencia misma, al privilegiarse el conocimiento prima la necesidad casi obsesiva de certidumbre y si operamos desde la certidumbre no estaremos dispuestos a escuchar a otros ya que la certidumbre niega la reflexión porque no ofrece los fundamentos de lo que afirma. Si todo está dicho y se da por sentado a través del conocimiento y la experiencia, el experto no está dispuesto a ofrecer los fundamentos de sus acciones porque no ha reflexionado sobre ello y al moverse en la certidumbre niega la colaboración que otros pueden ofrecerle ya que él está convencido de que es dueño de una verdad inquebrantable, entonces los demás están sometidos a los deseos de aquellos que están ubicados en una posición de superioridad en la distribución piramidal de la empresa u organización porque son ellos “los que saben”. Así es como el conocimiento y la experiencia validan los procedimientos organizacionales y se actúa ciegamente sin la luz de la reflexión. De ahí que este modo de ser de muchas organizaciones olvida la naturaleza de su operar y su  responsabilidad que declarada o no está abocada  al medio que la sostiene y hace posible. Y el trasfondo de la actitud en el espacio psíquico de las organizaciones es el de la omnipotencia, por eso priman las órdenes, subordinaciones y jerarquías,- con esto no decimos que éstos modos de operar no sean necesarios, el problema está en la actitud- cuando estas formas de operar de los que configuramos una organización, no nos permiten escucharnos, vernos y vivirnos, justificando así modos de vivir, trabajar y relacionarnos en la injusticia, la corrupción, la discordia que excluyen y niegan modos de vivir humanos basados en el respeto mutuo y la aceptación en la convivencia.

Ximena Dávila y Humberto Maturana invitan a vivir una nueva era en el modo de vivir de las sociedades en todos sus ámbitos. Proponen vivir en la Colaboración y la Co-inspiración co-participativas, donde los seres humanos nos orientamos por nuestra propia naturaleza al bienestar. Ahora bien si trasladamos estos postulados al ámbito de las empresas y comunidades, y si nos orientamos naturalmente hacia el bienestar y queremos hacer bien las cosas, ¿entonces cómo es que aún hay corrupción, discordia y exclusión? ¿Acaso estos modos de relacionarnos no son también constitutivamente humanos, presentes en toda la historia de la humanidad?

Primeramente, no negamos estas preguntas, ni las afirmaciones implícitas en ellas, pero hay que distinguir que la corrupción u otros modos de relacionarnos de manera destructiva no tienen que ver con nuestro ser constitutivo, sino más bien con formas de vivir y conducirnos de un modo que

puede ser nocivo no solo para otros sino también para uno mismo, de ahí que si no somos vistos o escuchados, si no tenemos presencia ante otros y ante nosotros mismos nos enfermamos, y éste estado coincide con los índices de estrés y malestar laboral y ni qué decir con depresión, angustia, ansiedad, hiperactividad y otros trastornos propios de nuestra cultura. Ciertamente los estados de desbalance en la salud son algo presente en la naturaleza, un recurso para alcanzar nuevamente un balance equilibrado, autorregulación sistémica más allá del proceso natural de entropía propio de los sistemas abiertos. Evidentemente nuestra cultura está enferma, está en el proceso descrito más arriba, por eso la tarea que nos toca es alcanzar nuevamente el balance adecuado en nuestro modo de vivir. Por lo tanto a mi entender el vernos como actualmente nos vemos no tiene que ver con una cuestión biológica sino cultural.

 

Ciertamente el mal, lo oscuro o como quiera llamársele está presente en toda la historia de la humanidad, pero tampoco hay que olvidar a las comunidades que dieron en llamarse: “Matrízticas”, las cuales vivían en armonía comunitaria y con la naturaleza, sin que primen aquellos elementos culturales de marginación, o de negación y rivalidad entre unos y otros. No decimos que eventualmente no hubiera estos modos de conducirse entre ellos, pero no constituían (y aún hoy en las comunidades matrízticas actuales) lo primordial en sus relaciones, cómo tampoco aunque de manera inversa para nuestra cultura lo constituyen los modos de relacionarse en la armonía y el placer consensual de las experiencias cotidianas.

Necesitamos crear espacios de convivencia basados en emociones diferentes a las propuestas por nuestra cultura. A partir de éstas reflexiones, cabe la posibilidad de que en las organizaciones y en las comunidades generemos espacios de relación basados en el logro del bienestar que puede darse como un fluir espontáneo en la convivencia cotidiana en todos los ámbitos de la vida de los seres humanos; en el trabajo, en el hogar, en las instituciones educativas, de salud, en el gobierno y a donde quiera que vallamos para que sea compartida la construcción  y renovación de nuestras sociedades.

RESPONSABILIDAD SOCIAL COMPARTIDA

 

Los Medios de Comunicación y su responsabilidad en la Comunidad

 

GABRIEL  ECHAGÜE

Resulta alentador ver como las organizaciones han despertado su interés  en la responsabilidad social que promueven actualmente, estos emprendimientos propician la apertura de espacios de relación basados en el compromiso y en la aceptación de un acuerdo en la realización de tareas o logro de objetivos con miras a la promoción humana. De acuerdo a una encuesta realizada en el 2006 por el Economist Intelligence Group en representación de la firma HP en Latinoamérica, La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) ha alcanzado un lugar de relevancia y ha demostrado ser beneficiosa para las empresas de la región. La muestra abarcó 16 países representando a compañías de diversos tamaños, siendo encuestados representantes de industrias tales como la de servicios profesionales, manufactureras, agropecuarias, la industria química, de bienes y consumo, recursos naturales y energéticos, la industria del cuidado de la salud, farmacéuticas y de biotecnología. Afortunadamente en el marco de desarrollo de procesos participativos que posibiliten el fortalecimiento de las comunidades, las compañías apoyan estos emprendimientos firmando convenios y llevando a cabo proyectos que contribuyen con los procesos de avance de organizaciones y comunidades.

 

 

La responsabilidad social abarca todo el que-hacer de la empresa. Por ello desde nuestro trabajo de orientación sistémica nuestro criterio pretende ser bastante amplio en dicho sentido. La responsabilidad de una organización, es su respuesta a la comunidad que la hace viable en su relación con la misma. Creemos que dicha respuesta debe estar en función de lograr mayor efectividad y calidad en la gestión de servicios, de manera a contribuir con el fortalecimiento del capital social, el progreso de la democracia participativa y a la construcción de una sociedad incluyente y más justa. Esta debe ser por tanto una respuesta integral acorde a las demandas de la sociedad y no en relación a instancias mezquinas. 

Keiko Kodama especialista chilena en RSE, comenta que hoy día para que el producto o servicio de una empresa pueda llegar al mercado internacional ya no se requiere solo que se ofrezca calidad y precio, y si extendemos la visión denotaremos que las exigencias del mercado son aún mayores; se requiere también que los productos hayan sido procesados en condiciones laborales y ambientales adecuadas y aceptables.  Y en esto cada individuo de la sociedad ejerce su derecho ciudadano como consumidor al elegir aquellas empresas que están generando no solo calidad de vida, sino también servicios, valores y bienestar para todos y no solo para los accionistas. Ante la complejidad de  éstas circunstancias las organizaciones afrontan la fundamental tarea de rever sus estrategias comerciales y su visión de negocio como generadora de bienes y valores y no un mal necesario para producir empleo o si solo están ofreciendo calidad de vida y confort confinando otros aspectos de la vida.

Por su parte el Dr. Humberto Maturana señala que al colocarse “la producción” en el primer plano de los intereses en las organizaciones, paralela a la competencia que privilegia los índices de rendimiento, la visión del proceso en los sistemas sociales se ha restringido y se han producido daños en distintos niveles cuyos resultados son constatados en  los cambios en la biósfera de la mano de la actividad productiva del hombre, sin la consecuente reflexión de sus actos, estos cambios se han producido con una velocidad tal que frecuentemente supera la posibilidad de restitución de la biósfera en la conservación de dinámicas y coherencias que hacen posible el bienestar de los seres vivos directa o indirectamente afectados con la actividad humana incluso nosotros mismos.

 

En éste artículo, deseamos  hacer referencia explícita y puntual a los medios de comunicación y su relación con este hecho, por su profundo impacto en la sociedad, visto todo esto desde la ética empresarial no como temática sino como modo de vida en el cual observamos las consecuencias de nuestros actos y de su impacto en el medio. Toda organización humana tiene relaciones y genera un impacto, cabe preguntarnos cómo nos hacemos conscientes de esto con el privilegio de transformar las cosas a través de lo que hacemos.

 

Algunos canales televisivos promueven la RSE, pero solo desde el aspecto asistencial. El enfoque mercantilista orientado a crear una sociedad consumista ha restringido las acciones de los Medios de Comunicación (que se han adecuado a éste modelo) en cuanto a su responsabilidad con el medio que la hace posible. Es evidente que “el horario de protección al menor” no es respetado por la mayoría de los medios televisivos, ya que al estar orientados al alto rendimiento económico de sus producciones emiten de manera indiscriminada programas y anuncios publicitarios inadecuados para niños e incluso adultos, al menos desde el punto de vista de la salud mental y relacional para una sociedad saludable y plena.

Los Medios de Prensa Escrita no se quedan atrás en cuanto a esto, al promover la superficialidad, la morbosidad y la denigración cómo únicos modos de abordar profesionalmente los acontecimientos a través de imágenes y artículos inapropiados para el desarrollo integral de las personas desde la infancia y a la vida adulta, donde son importantes: la autoestima, el auto-control, el juicio y la reflexión crítica, la búsqueda de auto-realización, el respeto mutuo y la promoción humana en todas sus áreas; éstas dimensiones psíquicas son negadas, porque las empresas orientan su producción y estrategias de venta a uno o pocos aspectos de lo humano, restringiendo así la auto-imagen y el amor propio.

 

Lo expuesto hasta aquí no es una teoría más, constituye también una propuesta de un modo de vida que implica  un cambio de psiquis en las organizaciones  y los sistemas de convivencia, animándonos a poner la mirada en el espacio social que las hace posible.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

RESPONSABILIDAD SOCIAL COMPARTIDA

 

RESPONSABILIDAD SOCIAL COMPARTIDA

 

Los Medios de Comunicación y su responsabilidad en la Comunidad

 GABRIEL  ECHAGÜE

 

Resulta alentador ver como las organizaciones han despertado su interés  en la responsabilidad social que promueven actualmente, estos emprendimientos propician la apertura de espacios de relación basados en el compromiso y en la aceptación de un acuerdo en la realización de tareas o logro de objetivos con miras a la promoción humana. De acuerdo a una encuesta realizada en el 2006 por el Economist Intelligence Group en representación de la firma HP en Latinoamérica, La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) ha alcanzado un lugar de relevancia y ha demostrado ser beneficiosa para las empresas de la región. La muestra abarcó 16 países representando a compañías de diversos tamaños, siendo encuestados representantes de industrias tales como la de servicios profesionales, manufactureras, agropecuarias, la industria química, de bienes y consumo, recursos naturales y energéticos, la industria del cuidado de la salud, farmacéuticas y de biotecnología. Afortunadamente en el marco de desarrollo de procesos participativos que posibiliten el fortalecimiento de las comunidades, las compañías apoyan estos emprendimientos firmando convenios y llevando a cabo proyectos que contribuyen con los procesos de avance de organizaciones y comunidades.

La responsabilidad social abarca todo el que-hacer de la empresa. Por ello desde nuestro trabajo de orientación sistémica nuestro criterio pretende ser bastante amplio en dicho sentido. La responsabilidad de una organización, es su respuesta a la comunidad que la hace viable en su relación con la misma. Creemos que dicha respuesta debe estar en función de lograr mayor efectividad y calidad en la gestión de servicios, de manera a contribuir con el fortalecimiento del capital social, el progreso de la democracia participativa y a la construcción de una sociedad incluyente y más justa. Esta debe ser por tanto una respuesta integral acorde a las demandas de la sociedad y no en relación a instancias mezquinas. 

Keiko Kodama especialista chilena en RSE, comenta que hoy día para que el producto o servicio de una empresa pueda llegar al mercado internacional ya no se requiere solo que se ofrezca calidad y precio, y si extendemos la visión denotaremos que las exigencias del mercado son aún mayores; se requiere también que los productos hayan sido procesados en condiciones laborales y ambientales adecuadas y aceptables.  Y en esto cada individuo de la sociedad ejerce su derecho ciudadano como consumidor al elegir aquellas empresas que están generando no solo calidad de vida, sino también servicios, valores y bienestar para todos y no solo para los accionistas. Ante la complejidad de  éstas circunstancias las organizaciones afrontan la fundamental tarea de rever sus estrategias comerciales y su visión de negocio como generadora de bienes y valores y no un mal necesario para producir empleo o si solo están ofreciendo calidad de vida y confort confinando otros aspectos de la vida.

Por su parte el Dr. Humberto Maturana señala que al colocarse “la producción” en el primer plano de los intereses en las organizaciones, paralela a la competencia que privilegia los índices de rendimiento, la visión del proceso en los sistemas sociales se ha restringido y se han producido daños en distintos niveles cuyos resultados son constatados en  los cambios en la biósfera de la mano de la actividad productiva del hombre, sin la consecuente reflexión de sus actos, estos cambios se han producido con una velocidad tal que frecuentemente supera la posibilidad de restitución de la biósfera en la conservación de dinámicas y coherencias que hacen posible el bienestar de los seres vivos directa o indirectamente afectados con la actividad humana incluso nosotros mismos.

 

En éste artículo, deseamos  hacer referencia explícita y puntual a los medios de comunicación y su relación con este hecho, por su profundo impacto en la sociedad, visto todo esto desde la ética empresarial no como temática sino como modo de vida en el cual observamos las consecuencias de nuestros actos y de su impacto en el medio. Toda organización humana tiene relaciones y genera un impacto, cabe preguntarnos cómo nos hacemos conscientes de esto con el privilegio de transformar las cosas a través de lo que hacemos.

 

Algunos canales televisivos promueven la RSE, pero solo desde el aspecto asistencial. El enfoque mercantilista orientado a crear una sociedad consumista ha restringido las acciones de los Medios de Comunicación (que se han adecuado a éste modelo) en cuanto a su responsabilidad con el medio que la hace posible. Es evidente que “el horario de protección al menor” no es respetado por la mayoría de los medios televisivos, ya que al estar orientados al alto rendimiento económico de sus producciones emiten de manera indiscriminada programas y anuncios publicitarios inadecuados para niños e incluso adultos, al menos desde el punto de vista de la salud mental y relacional para una sociedad saludable y plena.

Los Medios de Prensa Escrita no se quedan atrás en cuanto a esto, al promover la superficialidad, la morbosidad y la denigración cómo únicos modos de abordar profesionalmente los acontecimientos a través de imágenes y artículos inapropiados para el desarrollo integral de las personas desde la infancia y a la vida adulta, donde son importantes: la autoestima, el auto-control, el juicio y la reflexión crítica, la búsqueda de auto-realización, el respeto mutuo y la promoción humana en todas sus áreas; éstas dimensiones psíquicas son negadas, porque las empresas orientan su producción y estrategias de venta a uno o pocos aspectos de lo humano, restringiendo así la auto-imagen y el amor propio.

 

Lo expuesto hasta aquí no es una teoría más, constituye también una propuesta de un modo de vida que implica  un cambio de psiquis en las organizaciones  y los sistemas de convivencia, animándonos a poner la mirada en el espacio social que las hace posible.

QUIENES SOMOS, QUE OFERECEMOS

 

RESEÑA HISTORICA

Somos un grupo de profesionales de las áreas de la docencia, psicología y periodismo, quienes desde el quehacer científico y humano, proponemos una amplitud en la mirada a partir  del entrelazamiento de la visión analítica y el enfoque sistémico-cibernético, como modos complementarios del saber y quehacer humanos. Éste entrelazamiento permite un abordaje más efectivo -por su complejidad- a los problemas que pueden enfrentar las organizaciones. 

 

El nombre Orientación Sistémica Organizacional tiene su raíz espiritual en la inspiración de Humberto Maturana Romesín, quién desde su que-hacer como biólogo ha influido enormemente en el actual pensamiento epistemológico, en el ámbito de la cibernética humana en Santiago de Chile y Estados Unidos, abriendo así para las ciencias de la complejidad, el camino que permitiría comprender desde lo biológico el fundamento epistemológico de todo saber humano. 

 

¿Qué hacemos y qué deseamos?  

Invitamos a participar de los Encuentros Vivenciales Reflexivos, que conforman el eje relacional de nuestras dinámicas operacionales como organización, en sus diversas modalidades, para que juntos podamos conformar un Ámbito de intervención Estratégica y Experiencial, a través de un modelo de  educación integral que enfatiza el aprendizaje significativo, instrumental y conceptual que configure un Diseño Organizativo de conexión entre personas, grupos y organizaciones,  para el mejoramiento de la calidad de vida y la promoción del bienestar, a través de  la conservación de dinámicas relacionales basadas en la emoción del amor que configura el espacio de acciones de aceptación de los demás en la convivencia con uno, como impulso del desarrollo armónico, para la consolidación de los Sistemas Sociales y para beneficio de las generaciones presentes y futuras.

 

MISIÓN

En la OSO (Orientación Sistémica Organizacional), trabajamos de manera innovadora para el desarrollo armónico de las organizaciones, a través de la creación de dominios experienciales y la conservación de dinámicas relacionales con responsabilidad social compartida y la participación activa de sus miembros. 

Todos los programas de nuestra organización orientan su gestión en el desarrollo de estrategias y acciones,  de un orden conceptual e instrumental que permitan rediseñar  mecanismos de re-estructuración sistémica en las organizaciones. 

Queremos Promover el desarrollo, generando alianzas con entidades públicas y privadas, promoviendo la responsabilidad social de todos los sectores involucrados, reflexionando sobre el impacto de nuestras actividades en las distintas dimensiones de nuestro habitar, para hacernos responsables en nuestro vivir y coexistir en las comunidades que integramos;  en la familia, las instituciones educativas, las empresas, la sociedad y el mundo natural.

 

VISIÓN

Nuestra Organización pretende ser  protagonista activo del desarrollo armónico y el bienestar en el vivir de las organizaciones, con un impacto positivo en el ambiente y la cultura que vivimos. 

Nuestra gestión está basada en su dinámica operacional  y reflexiva, que genera su matriz relacional, en la cual se fundamenta todo nuestro accionar. Y en éste sentido lo que  fundamentalmente  hacemos es orientar a las organizaciones en: su Diseño y Enfoque Organizativo y Estructural a fin de optimizar sus proyectos y sistemas de trabajo. 

Nuestra Organización no cumple con las formalidades de cualquier organización o asociación convencional, pero posee una estructura en el proceso que propone. 

  • Las actividades se desarrollan a través de diversas modalidades: Foros, Conferencias, Cursos, Talleres, cuyo eje central de su dinámica relacional lo constituyen los Encuentros Vivenciales y los Círculos Reflexivos, de forma abierta,  co- participativa,  flexible, co-inspiradora y creativa. 
  • Promovemos el trabajo coordinado y cooperativo con todo tipo de organizaciones que desde su quehacer  persiguen fines similares. 
  • Nuestro enfoque es lineal y sistémico centrado en la promoción de lo humano. Lineal-analítico porque restringe su visión para posibilitar la observación científica. Es eco-sistémica, porque atiende a las dimensiones de interconexiones posibles  y a la multidimensionalidad de esas interconexiones. 
  • Los proyectos y programas están orientados hacia excelencia y calidad.

La consolidación del trabajo y el proceso de toma de decisiones en las corporaciones se basan en la orquestación sistémica, la co-inspiración, la colaboración y el Diseño de Sistemas; que propician la inclusión de todos los interesados . Para tales efectos contamos con mecanismos como: los  Círculos Reflexivos, los Espacios y Canales de Participación, el Asesoramiento Consensual, las Dinámicas de Acciones Efectivas y el Adiestramiento Sistemático de funciones específicas.

 

OBJETIVOS

Nuestro objetivo principal es  orientar a las organizaciones en su Diseño y Enfoque Organizativo y Estructural a fin de optimizar sus proyectos y sistemas de trabajo, a fin de que esto promueva el mejoramiento de la calidad de vida y la promoción del bienestar, a través de  la conservación de dinámicas relacionales basadas en la emoción del amor que configura el espacio de acciones de aceptación de los demás en la convivencia con uno, como impulso del desarrollo armónico, para la consolidación de los Sistemas Sociales  y para beneficio de las generaciones presentes y futuras. 

Objetivo estratégico externo

- Políticas de Interés Público:
Ser protagonista efectivo junto con instancias públicas y privadas en el diseño, elaboración y ejecución de modelos y políticas innovadoras de desarrollo armónico. 

- Investigación científica:
Desarrollar y promover investigaciones científicas, con un enfoque lineal y  eco-sistémico. 

- Formación Integral de las personas en las organizaciones:
Participar en la concientización de la sociedad para promover el desarrollo armónico e integral de sus miembros en las comunidades que conforman. 

- Promoción de iniciativas integrales de negocios:
Promover la adopción por parte los sectores públicos y privados de modelos productivos que incorporen y centren sus actividades en: la promoción  humana, la responsabilidad social y ambiental como los modos más complejos y eficientes para la viabilidad de las empresas. 

Objetivo estratégico interno

- Consolidación organizacional:
Desde nuestra labor, apoyar la solvencia financiera y la gestión eficiente de los recursos de las organizaciones, para el cumplimiento de sus objetivos.

Orientación Sistémica

ORIENTACIÓN SISTÉMICA ORGANIZACIONAL

A la Organización y su Dirección Ejecutiva

De nuestra estima y consideración:

Somos un grupo de profesionales de las áreas de la docencia, psicología y periodismo,  que deseamos iniciar relaciones de trabajo con su organización, pues estamos orientados al asesoramiento sistémico de las organizaciones, con miras al desarrollo global de las mismas, abocada  a profesionales y administrativos, impulsando sus actividades y colaborando a optimizar sus proyectos y sistemas de trabajo.

Co-inspirados por la red del Instituto Matrístico de Chile, desde una orientación relacional reflexiva, didáctica, estratégica, sistémica y experiencial, ofrecemos nuevas alternativas de orientación a los enfoques tradicionales de las empresas, instituciones y todo tipo de organizaciones.

En Orientación Sistémica, lo que  fundamentalmente  hacemos es orientar a las organizaciones en: su Diseño y Enfoque Organizativo y Estructural a fin de optimizar sus sistemas de trabajo.

La Orientación Sistémica, conforma un diseño organizativo  y estructural que genera su matriz operacional-relacional en dinámicas de acciones de promoción  humana,  responsabilidad social y ambiental, como los modos de viabilidad más complejos y eficientes para las organizaciones.

Los Encuentros Vivenciales, los Círculos de Conversaciones y otras modalidades que ofrecemos,  son una oportunidad para comenzar o continuar con nosotros unas jornadas de ampliación del entendimiento de nuestra naturaleza como seres humanos y  optimizar nuestras acciones en las organizaciones y sistemas de convivencia que  conformamos en nuestro vivir.

Círculos Reflexivos y Encuentros Vivenciales del Convivir Humano en las Organizaciones, invitan al acontecer espontáneo de la naturaleza del vivir en bienestar.

 Desde ya, muchas gracias.

Oscar Echagüe y Comité Organizacional

 PD: Puede comunicarse con nosotros  en la Web:

   O a los teléfonos: (0228) 633-199; (0981) 889-901

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres